Bienvenidos!!
Página web de pastoral juvenil y universitaria de los jesuitas de la provincia de castilla.
 
 

Una Lógica distinta.

Jesús tocó las vidas con delicadeza. Y, al hacerlo, las transformó. Dijo palabras extrañas, pero que resonaban en quien las oía como Voz que llega a lo más hondo. Jesús fue radicalmente distinto. Fue un soplo de brisa fresca en un desierto, un torrente en tierra baldía, un canto profundo en medio de ruidos vacíos. Y lo fue por vivir enraizado en una lógica diferente, en una mentalidad inconformista, por no vivir cautivo de convenciones... Por enfrentarse a la ley con algo distinto. Eso le llevó al conflicto, y a subir a Jerusalén sabiendo que allí sería juzgado por quienes no le comprendían y quienes tenían miedo a su mensaje.

Una Mujer Rota
En la Necedad
   
Esta semana nuestra reflexión quiere ser la contemplación silenciosa de un Jesús firme y tierno, sereno y delicado, lleno de autoridad y humilde, que rechaza los estereotipos y las ataduras que coartan y limitan a los seres humanos. Que toca las vidas de modo que ya nada puede ser igual. Que trae esperanza a los que están rotos y revoluciona a los necios.
¿Y a mí?
 

Recuerda esta historia:

"Un fariseo le rogó que comiera con él, y, entrando en la casa del fariseo, se puso a la mesa. Había en la ciudad una mujer pecadora pública, quien al saber que estaba comiendo en casa del fariseo, llevó un frasco de alabastro de perfume, y poniéndose detrás, a los pies de él, comenzó a llorar, y con sus lágrimas le mojaba los pies y con los cabellos de su cabeza se los secaba; besaba sus pies y los ungía con el perfume.
Al verlo el fariseo que le había invitado, se decía para sí: "Si éste fuera profeta, sabría quién y qué clase de mujer es la que le está tocando, pues es una pecadora."
Jesús le respondió: "Simón, tengo algo que decirte." El dijo: "Di, maestro."
Un acreedor tenía dos deudores: uno debía quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían para pagarle, perdonó a los dos. ¿Quién de ellos le amará más?"
Respondió Simón: "Supongo que aquel a quien perdonó más." El le dijo: "Has juzgado bien", y volviéndose hacia la mujer, dijo a Simón: "¿Ves a esta mujer? Entré en tu casa y no me diste agua para los pies. Ella, en cambio, ha mojado mis pies con lágrimas, y los ha secado con sus cabellos. No me diste el beso. Ella, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies. No ungiste mi cabeza con aceite. Ella ha ungido mis pies con perfume. Por eso te digo que quedan perdonados sus muchos pecados, porque ha mostrado mucho amor. A quien poco se le perdona, poco amor muestra."
Y le dijo a ella: "Tus pecados quedan perdonados."
Los comensales empezaron a decirse para sí: "¿Quién es éste que hasta perdona los pecados?"
Pero él dijo a la mujer: "Tu fe te ha salvado. Vete en paz."

(Lc 7,36-50)

©Jesuitas. Provincia de Castilla. web@pastoralsj.org lunes, 25 de septiembre de 2017